Porque un hombre casado busca a otra mujer

Claro, esto no es un secreto: Veamos qué nos dicen los expertos:. Me refiero a una mujer que los escuche, que los entienda, una mujer a la que no teman hablar de cualquier tema, lo que sea. Los Doctores Connell Cowan y Melvyn Kinder en su libro Las mujeres que los hombres aman, las mujeres que los hombres abandonan , de manera permanente enfatizan en la amiga que siempre esperan encontrar, señalan que todos los hombres tienen deseos profundos, por ocultos que estén, de compañerismo.

7 razones por las cuales los hombres casados buscan una amante | Siempre Mujer

Así que no temas parecer infantil, juega con él a la pelota, un juego de vídeo, deja que él saque su niño interior y de paso saca el tuyo. Pese a ser egocéntricos, paradójicamente mueren por la mujer que tiene una vida, que su vida no gira en torno a ellos, sino que con amor y dulzura le hacen entender que ellos son parte de su vida, pero no toda. Ana von Rebeur, Psicóloga y escritora Argentina, expresó en su libro Quién entiende a los hombres , algo que me llegó profundamente acerca de lo que un hombre esperaba de una mujer, ella escribió: Qué mejor que ellos mismos lo digan.

Recientemente un amigo me dijo: El hombre no debía estar interesado en dejar a su esposa ni en comprometer de ninguna forma lo que habían construido ellos juntos. Un amorío, o las ansias de tenerlo, puede ser el comienzo de una conversación necesaria sobre el sexo y la intimidad.

Lo que aprendí de mis aventuras con hombres casados

Durante ese tiempo de mi vida, me puse en contacto con una decena de hombres y me acosté con menos de la mitad. Antes de encontrarme con un hombre casado, le preguntaba: Quería garantías de que todo lo que él deseaba era sexo.


  1. pagina para conocer personas de otro pais!
  2. linux vps trial.
  3. gratis mujeres solteras;
  4. Relacionadas.
  5. numero de chicas.

Estaban buscando tener sexo, punto. Ambos, hasta cierto punto, obtenían lo que necesitaban sin tener que abandonar lo que querían. No obstante, todos los maridos que conocí habrían preferido tener sexo con sus esposas. Y, por alguna razón, eso no estaba sucediendo.

Adoran a la mujer que juega

Y hay que considerar que, en la menopausia, las hormonas de las mujeres disminuyen de manera repentina. A mis 49 años, estaba al borde de esa etapa y me aterraba perder mi deseo sexual.

Más Util de Ellas

Así que tenemos este desequilibrio, un problema del tamaño de un elefante, tan pesado y vergonzoso que apenas podemos reunir las fuerzas para hablar de ello. Al menos eso quería yo, y fue lo que me llevó a ese camino de encuentros ilícitos.

Después de todo, la cantidad de hombres y mujeres que tienen amoríos es casi la misma. El sexo dentro del matrimonio, para ellas, suele parecer una obligación.

Un amorío es una aventura. La aventura, para ellos, no era lo que los motivaba a cometer adulterio.

Buscan una amiga

La primera vez que vi a mi casado favorito levantar su tarro de cerveza, la manga arremangada de su traje a la medida reveló un caleidoscopio geométrico de tatuajes. Era un hombre de buenos modales y de barba finamente rasurada que escondía un grito apagado de rebeldía. También charlamos.

Le pregunté: Son días que sirven para descubrirse el uno al otro, pero es algo que se desvanece con los meses porque llegan a conocerse lo suficiente. Eso sí, ellos quieren seguir en esa etapa de emoción. Le presta interés: Con el ciento de obligaciones que tienes con los niños, en tu trabajo y en la casa… Ah, pero él se da el lujo de cuestionar que no le pones atención y que has perdido el interés.

Quiere sentir adrenalina: Si quiere hacerlo, que se vaya a tirar de un paracaídas o a practicar bungie. Es normal que se encuentre en su casa.